Los jóvenes de noveno se divirtieron y dejaron volar su imaginación a partir de palabras que no existen en ningún diccionario de la lengua española, inventadas por el profesor Rodrigo Soto V. de Lengua Castellana, quien le dio a cada estudiante una palabra y los retó a inventar un producto, su eslogan y la publicidad correspondiente para el producto.

 

Fue así como los jóvenes dieron rienda suelta a su imaginación y realizaron una exposición con términos como: 

 PLASCORPIN: un limpiador para  aseo personal

 SITENORIO: nombre de una bebida

 PASTOLAINA: pastillas

 WISPANTOMETO: una base para pastas

 YUSPASTOQUERI: nombre o marca de una turbina

 PUNSILOCATO: nombre de un jarabe

TPL_BEEZ5_ADDITIONAL_INFORMATION