Adriana Álvarez Correa, docente de la Escuela de Educación y Pedagogía y coordinadora del curso Lengua y Cultura, expresa que el usuario de biblioteca debe reconocer el valor que tiene el libro, pues no es un objeto de consumo, “cuando tomo un libro estoy tomando una mediación para relacionarme con otro, con otra época, con otra historia”.

La devolución tardía de los materiales prestados en las Bibliotecas de la UPB ha provocado inconvenientes a algunos usuarios para el acceso a la información, pues a la fecha 615 libros no han sido devueltos a su biblioteca de origen.

Las nuevas condiciones de multas y sanciones del Sistema de Bibliotecas de la UPB aplicarán a partir del 20 de febrero; una renovación que se hace con la intención de que los libros prestados sean devueltos de manera oportuna para que otros usuarios puedan consultarlos.

Las nuevas condiciones de multas y sanciones para estudiantes de pregrado y posgrado, docentes y administrativos (Universidad y Colegio), e investigadores, ofrecen dos opciones para pagar por el retraso en la entrega de los libros: la primera opción es una multa monetaria de $4.000 por cada día de atraso y por cada material. Y la segunda es la suspensión de préstamo por 3 días hábiles por cada día de atraso y por cada material.

Juan Camilo Puerta Salazar, estudiante de Ingeniería Electrónica de quinto semestre, afirma que nunca ha sido multado porque la información que ofrece la Biblioteca, vía electrónica, le ha sido muy útil, ya que recibe información sobre su material 2 o 3 días antes de su vencimiento. Él opina que es responsabilidad de los usuarios devolver el libro a tiempo y le parece muy bien que pueda elegir entre dos opciones si algún día llega a retrasarse en la entrega de un libro.

Por otro lado, para jubilados, padres de familia del Colegio, usuarios externos, egresados, estudiantes de diplomado, estudiantes pasantes de Colegio-Universidad y préstamo interbibliotecario solo aplicará la opción de multa monetaria. Además, para los estudiantes del Colegio la opción será la de realizar un taller pedagógico o en el caso de los estudiantes de bachillerato también existe la opción de suspensión del préstamo. Estas opciones están sujetas a condiciones de la Biblioteca.

Se debe tener en cuenta que la Biblioteca ofrece diferentes opciones para evitar la multa o sanción. Una de ellas es la renovación de préstamo que se puede realizar hasta 6 veces por material, en línea o acercándose a la Biblioteca. Otra opción son las notificaciones de alerta de vencimiento del libro que llegan al correo hasta 3 veces. Por lo anterior, las multas o sanciones no las genera la Biblioteca, sino el usuario cuando no devuelve el material.

“El hecho de no devolver los libros es un problema cultural, de comprender que el libro que yo tengo prestado tal vez lo está necesitando alguien más. Estamos usando los libros como objetos de consumo, perdiendo de vista el valor que hay en ellos, esos libros son de otros y de todos, entonces hay que pensar en el bienestar común, en la necesidad del otro”, opina la profesora Adriana Álvarez.

Más que pensar en las multas y sanciones, se debe pensar en la responsabilidad que se tiene como usuario de la Biblioteca y evitar ser sancionado. Así, el usuario que devuelve su libro a tiempo no perderá tiempo ni dinero.

José Julián Roldán Ospina, estudiante de Ingeniería Aeronáutica de séptimo semestre, afirma que lo han multado porque se le olvida y no presta atención a las notificaciones del correo. También asegura que con el aumento de la multa los usuarios podrían volverse más conscientes y devolver el libro. 

Los usuarios pueden informarse sobre las condiciones de multas y sanciones en el sitio web de las Bibliotecas UPB, en los afiches y volantes entregados en sus sedes o en la línea telefónica 354 4582.

TPL_BEEZ5_ADDITIONAL_INFORMATION